Opciones:
• Índice general
• Foro
• Tests
• English
• Català


Secciones:
• Vocabulario básico
• Otros recursos


English Grammar Step by Step:
• Contents
• Introduction
• Notes
• Unit 1:  Negative and interrogative sentences
• Unit 2:  Short answers
• Unit 3:  Question tags
• Unit 4:  Questions and exclamations
• Unit 5:  So, neither, nor, either
• Unit 6:  Be, used to, would, be/get/become used to, dare, have, get, become, grow, go, turn, fall and feel
• Unit 7:  Verb tenses: forms
• Unit 8:  Irregular verbs
• Unit 9:  Verb tenses: uses
• Unit 10:  Personal pronouns, possessives and reflexive pronouns
• Unit 11: The genitive case
• Unit 12: Singular and plural nouns
• Unit 13: Gender
• Unit 14: A, an, some, any, no, not, none, each, every and the; compounds of some, any, no and every
• Unit 15: Neither, not...either, none, not...any, both and all
• Unit 16: A few, few, a lot, lots, a little, little, many, much, no and plenty
• Unit 17: Enough, too, so and such
• Unit 18: Comparative and superlative sentences
• Unit 19: The adjective order
• Unit 20: Relative clauses
• Unit 21: Do and make
• Unit 22: Modal verbs
• Unit 23: Infinitives, gerunds and present participles
• Unit 24: Conditional sentences
• Unit 25: Passive sentences
• Unit 26: Reported speech
• Unit 27: Purpose
• Unit 28: Word order
• Unit 29: Inversion
• Unit 30: Connectors
• Unit 31: Prepositions
• Unit 32: Phrasal verbs


Gramática inglesa de nivel medio:
• Índice
• Unidad 9:  Verbos irregulares


Gramática inglesa para principiantes:
• Índice
• Unidad 1:  A, an, some, any y the
• Unidad 2:  Some, any + body/one, + thing, + where
• Unidad 3:  Los pronombres personales y los adjetivos y pronombres posesivos
• Unidad 4:  Los pronombres reflexivos, el pronombre recíproco "each other" y los pronombres personales de complemento
• Unidad 5:  Lista de verbos irregulares


Otros servicios:
• Frases populares y refranes
• El rincón del escritor
• English Grammar Books
• Habitaciones de hotel
• Buscador
• Postales virtuales gratis
• Diccionarios electrónicos y traductores
• Anuncios patrocinados
• Chat en castellano

Polseguera

  La página principal del foro PÁGINA
PRINCIPAL
Buscar mensajes BUSCAR
MENSAJES
Los usuarios que hay en el foro USUARIOS
EN EL FORO
Página de entrada para los usuarios registrados ENTRADA
USUARIOS

Home: Castellano: Literatura en castellano:
Desde el inframundo
 
672 usuarios
registrados

 



Ramón Alemán
New User

Mar 3, 2010, 5:29 PM

Mensaje #1 de 1
(281800 visualizaciones)
Dirección web
Desde el inframundo No puede mandar mensajes

   
DESDE EL INFRAMUNDO



- Sí sí, claro. Así está chupado maldijo Adolfo mientras, sorprendido por aquella humillante andanada de golpes, era introducido en la celda a empellones Así hasta yo soy muy macho. Otro gallo cantaría si nos vieramos tú y yo, a solas, cara a cara, en cualquier descampado y sin la inestimable ayuda de tus esbirros.
- ¿Porqué, eh? Insinuas, acaso, que aquí alguien te ha zurrado vociferaba el gorilón de paisano a la vez que le propinaba otra serie de golpes, en el pecho y en aquellas partes del cuerpo donde no quedara señales ni secuelas visibles, en tanto otros dos agentes bien uniformados con sus armas reglamentarias asistían impasibles a lo que, en vivo y en directo, saltaba la vista, les resultaba más gratificante y ameno incluso que una función de teatro.

- Ya lo veo, ya. Sois todos muy machos. Pégame más fuerte. Anda, tipo duro. Pero dónde se note. Dónde el médico obtenga un buen indicio y crea conveniente hacerlo constar.

- Pues tócame otra vez los huevos, si te atreves. Si tienes eso que hay que tener: cojones. Y, qué conste, aquí nadie te ha pegado dijo el musculitos de paisano, en tanto sus bien uniformados secuaces cerraban la celda de castigo. Por supuesto, ahora con otro inquilino.

Exhausto, aunque a tenor de las circunstancias no demasiado, Adolfo se puso en suéter. La verdad es que para su edad, los 54 años que luego confesaría tener, está bastante fórnido y bien podría haberle arreado, de haber correspondido a la agresión como dios manda, cuatro cachetones a aquel chulo putas que lo metió a hostias en la celda. Adolfo cogió la colchoneta, la manta y se tendió en la esquina. Ahí está, ovillado en una manta pestilente y nausebunda. Si es como la mía, rezumando podredumbre. Con ese olor repugnante, azulado y dulzón a meados rancios. En una celda que huele a carroña. Que ni siquiera se han molestado en rociar el suelo cochambroso con un poco de zotal para desinfectarlo, no ya de posibles parásitos, gérmenes y ladillas, sino de un seguro brote de disentería o tuberculosis o paludismo. Porque de hecho, sin ánimos de pronunciarme ni de hacer apología de la xenofobia, en las celdas contiguas acaban de ingresar a los desvaídos y exhalados integrantes de la última (o no sé) quizá la antepenúltima patera que arribó a la isla. Información que a uno le llega, a despecho de hallarnos aquí: incomunicados, aislados, mohínos y más solos y desangelados que la una, a traves de los ecos de unas voces tan débiles y mortecinas como las luces que languidecen entre los claroscuros de estas espeluznantes mazmorras.


Adolfo aún no se ha dirigido a mí. Está ausente, en su esquina, recuperando el tino y el compás de su extenuado equilibrio emocional. Se muestra un tanto desconfiado y ni siquiera se ha dignado mirarme. Soy un ser extraño, desconocido para él. Quizá ambos pensamos los mismo. ¿Será un criminal? ¿De qué coño le habrán acusado? ¿Qué delito habrá cometido para deparar en tan mala suerte? Aún no sé ni su nombre. Pero no tardaré en saberlo. Los caminos del señor son inescrutables. Quien nos lo iba a decir a ambos: que en aquel sitio, en aquel abominable tugurio con hedor a muerte, se iban a encontrar dos seres tan distantes pero a la vez tan unidos por la misma lepra; por el mismo cáncer que está carcomiendo, no sólo nuestros huesos, el suyo y el mío, sino a la cédula de esta irredimible sociedad.


-¿Crees que podría denunciarlo? - fueron sus primeras palabras, al cabo de un buen rato, mostrándome algunos hematomas.
- Tú verás.


- Qué valientes son dijo- cuando además del poder que el propio Estado les confiere, se ceban con el dolor ajeno y con alguien indefenso.


- Encantado dije tendiéndole la mano -. ¿Acaso te resististe?

- Para nada. Sólo quería avisar al trabajo y a mi chica por el móvil, pero ya sabes: cómo aquí abajo malamente hay cobertura, lo estrellé contra el suelo de la misma impotencia. De la misma rabia. Y todo por querer cumplir con mi hijo lo que por ley me corresponde. El régimen de visitas, ya sabes, y todo ese rollo macabeo. Porque la custodia, excepto algún que otro remoto e hipotético caso, siempre se la queda la madre.
Y con ello lo que ya es de dominio; el chantaje, la moneda de cambio, el impuesto revolucionario. Me llamo Adolfo, por cierto, perdona. Encantado dijo Adolfo estrechándome la mano también.

- Mal que bien intenté minimizar nuestra desgracia , aunque inútil al cabo, tuvieron la decencia o cuando no la poca verguenza de al menos ofrecerte un conato de llamada telefónica. Esa a la que en teoría tenemos derecho ¿no? Porque conmigo ni siquiera eso. Está claro que la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el derecho al honor y a la intimidad personal, los derechos del detenido y todo ese patatín quedan de cojones sobre el papel. Pero...


- Dímelo a mí. Me presenté en esta Comisaría apelando a sus específicas funciones humanitarias, creyéndola al servicio del ciudadano y de la ley, del contribuyente y por lo tanto el gremio que en principio ha de disipar ciertas dudas, velar por y para hacer prevalecer mis derechos; teniéndola por ese inmejorable punto de encuentro donde recoger a mi hijo y al final, mira por dónde, donde vine a parar.

- Supuestamente porque tu ex no estaba por la labor.


- No tanto ella como su nuevo maromo, Guardia Civil, cuyas malévolas intenciones el señor se las acrecente y se las devuelva con la misma puta mala leche que él ha tenido conmigo, sobre todo cuando sea padre y cuando luzca su bonito tricornio como cornamenta.


- No fastidies.


- Cómo lo oyes. Vaya si se presentaron. Los dos. Y antes de que a mí se me pasara por la cabeza, vamos, ni remotamente, emprender tangana o trifulca alguna, arremetieron contra mí como verdaderos salvajes. Yo lo único que hice fue capear el temporal y la lluvia de golpes que ambos me propinaban.


-Pero bueno. Ella mujer y él Guardia Civil...estamos apañados. Desde luego que no te iban a dar la razón. Aunque, por ley, al nene sí le correspondía estar contigo. ¿Cierto?

- Y tanto. Si hasta tenemos un acuerdo mutuo, pasado por los juzgados. Pero ya sabes. Cuando das con este prototipo de gentuza, nausebunda, vulgar y barriobajera que sólo atienden a su egoísmo personal, maldito lo que les importa salvaguardar, ya no mis derechos o los tuyos, sino el sacro derecho que un niño tiene a vivir una vida plena y una infancia medianamente digna y saludable.


- Ahí sí que ha dado usted en la tecla, maese Adolfo.
- Bueno, pero tampoco me trates de usted. Al fin y al cabo, quienquita que sólo sea por esta noche, vamos a estar bien juntitos aquí encerrados.


- Lamentablemente así lo creo. Ojalá mañana, también juntitos, estemos tomando café y leyendo la prensa en la cafetería que hay enfrente a los juzgados. A propósito de la prensa, recuérdame que luego te haga un comentario. De todas formas, a pesar de nuestras respectivas funestas circunstancias, algo me hace regurgitar aquello de que no hay mal que por bien no venga. No. Lo digo por eso mismo. Por aquello de tu agradable compañía y toda esa mojiganga. Por lo que a mí respecta, cada vez estoy más convencido de que, no importa el sitio inmundo donde estés, siempre encontrarás a alguien de una calidad humana excelente.


Fue entoces, supongo que alrededor de la media noche, cuando el señor agente que hacía las veces de carcelero nos preguntó si preferíamos la luz apagada o encendida.


- Encendida, un rato más, por favor, señor agente le dijimos.


Y fue entoces también cuando me apercibí de que a Adolfo le corría dos silenciosos lagrimones por sus mejillas.


- No te preocupes le tranquilicé -. No te dé ningún tipo de pudor que yo te vea llorar. No en vano, yo mismo acabo de hacerlo un poco antes de que tú entraras en escena e ingresaras en el plantel de este circo romano, y las más de las veces mediático. Solo que a solas. Conmigo mismo. Te aseguro que hasta nuestros más inmediatos cohabitantes, si los hubiere, tuvieron que escuchar los ecos de mis hipidos.

-¿Qué insiabas, antes, sobre la prensa?


- ¡Ah sí! Gracias por recordármelo. Que, precisamente, quería consultar en la prensa la esquela de mi madre. La enterré ayer ¿sabes? O antier. Bueno, ya no sé ni cuando fue. Vivo en Vigo ¿sabes ? Y vine por tres días para enterrarla. De ahí el porqué de beberme las lágrimas como chorros, antes de que tú entraras en escena. Es, bueno era, una buena mujer ¿sabes? Su cuerpo aún ha de estar caliente. Acabo de ver como la sellaban en un nicho de cemento. Es curioso lo eficiente que resulta el albañil con la paleta, aun trabajando bajo la presión de tantos espectadores compungidos. A punto estuve de profanar el silencio. Casi se me escapa un grito desgarrador: Eh. Qué esa es mi madre. Déjale, al menos, un hueco para que respire. Déjale, si eso, los pies al aire. Qué ella siempre respiró por los pies. De ahí que antes me bebiera las lágrimas como chorros. Ya no tanto porque el cuerpo de mi madre, aún caliente, esté tapiado en un recoveco de cemento y hormigón por donde le es prácticamente imposible orearse los pies, sino por la similitud de mi (nuestra) situación. Solo que, en mi caso, no sé el tuyo, aún tengo la puta mala suerte de respirar. Por cierto, si te apetece ese bocata, no te cortes. Lo puedes comer. Aunque, en ese sentido, en grosso modo, seguro que te me pareces: mejor morir de pie que vivir arrodillado ¿no?


- Sí que es fuerte lo que me cuentas.


- A qué sí. A que parece un guión de película. Pero no. Es real como la vida misma. La historia de mi vida. A propósito, no tomes de esa agua. Porque no es agua. Bueno, fue agua antes. Pero luego usé la botella vacía para mear dentro.


- No te preocupes. Si me dosifico puedo llegar bien a la mañana.


- Ya veo que tienes, además de los nervios de acero, bastante aguante. Por lo demás, Adolfo, no te preocupes. Tú por exceso y yo por defecto, al cabo siempre vamos a pagar los platos rotos. O comernos el marrrón, cómo suele decirse. Tú porque estás muy cerca, en territorio hostil y pisando sobre el mismo campo minado, yo porque en su día decidí poner tierra de por medio, al cabo es la misma vaina. Tú porque tienes dinero, pasas la pensión y yo porque estoy sin blanca y no tengo ni donde caerme muerto, aquí nos vemos agraciados con la suerte del mismo rasero.


- Y que lo digas. Fíjate que ahondando y recapacitando al respecto, a veces pienso que es mejor quedarse sin trabajo. No me extraña. Así estamos a la cola del paro y de Europa. Casi a la altura de Grecia. Si no somos nadie. Sólo carne de cañón.

- Del pico de la lengua me lo acabas de quitar. Esto ya se ha convertido en un mercadeo barato, cuando no en un circo mediático. Si sólo se tratara de las infracciones de tráfico, y el cupo mínimo que a cada agente se le exige rellenar a destajo por cada una de sus cicateras jornada laborales, hasta es comprensible en cieto modo. Pero lo demás ya pasa de castaño oscuro. Vaya a ser que también anden tras un cupo mínimo de maltratadores que, forzosamente, tengan que rellenar los calabozos de cualquier Comisaría Inmunda y agotar el plazo máximo de de las 72 horas que contempla la ley a tal efecto.


- No te extrañe.

- Para nada.


- Por esa regla de tres, Adolfo, mi amigo del alma, y siguiendo aquella premisa de Groucho Marx: si inteligencia militar son términos contradictorios, bien podríamos decantarnos, perfectamente además, por aseverar que Orden de Alejamiento y Busca y Captura no lo son menos. Heme aquí, sin ir más lejos.


- En fin. Adónde iremos a parar.

- Eso. Dónde iremos a parar.


- Intentemos dormir un rato. Mañana será otro día.


- Eso. Mañana será otro día.

 
 


Buscar en (opciones)  
© Todos los derechos reservados    www.polseguera.org  (Polseguera)    info@polseguera.org